miércoles, 19 de octubre de 2011

Medicina Al Día (Autoexamen de los senos)


El autoexamen de mamas, su importancia 
en la prevención del cáncer de seno 

Por: Alejandrina Uribe-Betancourt

(Con información de la Universidad de Chicago http://www.uchospitals.edu/online-library/content=S04605 )

El19 de octubre de cada año es el Día Mundial contra el  Cáncer de Mama por ello  en el mundo entero durante este mes se llevan a cabo una serie de campañas informativas y educativas con el fin de alertar a las mujeres de todo el mundo, sobre esta enfermedad la cual tiene altas tasas de cura si se descubre en su fase inicial. A su vez, cada 19 de octubre el lazo rosado se convierte en el protagonista de esta fecha, porque él simboliza la lucha contra el cáncer de seno, el cual es a su vez el tumor más frecuente en las mujeres.

Uno de los pasos fundamentales para prevenir este mal, consiste en realizar el autoexamen del seno, una prueba sencilla que se hace cada mujer todos los meses con el fin de  detectar durezas, bultos u otras anormalidades que puedan haber en sus senos. El objetivo fundamental del autoexamen es detectar el cáncer antes de que este produzca síntomas. Por ello, es una costumbre muy importante, que ayuda a salvar vidas.

Este simple examen se debe hacer mensualmente y el mejor momento para realizarlo es una semana después del periodo menstrual, cuando los senos están menos sensibles y más suaves. Es bueno resaltar que esta pruebe debe hacerse en el mismo momento cada mes, porque nuestros senos generalmente cambian  durante el ciclo menstrual.

 


A continuación y con el objeto de contribuir a difundir la sana costumbre de tocar nuestros senos. Presentamos de forma detallada la forma de hacer correctamente la autoexploración mamaria. Para ello nos basamos en un material (ilustraciones y texto) presentado por la Universidad de Chicago con el fin de orientar en este tema. Al final, se ofrece el enlace para quienes deseen mayor información sobre el tema: Al hacer el autoexamen del seno regularmente, se puede establecer cómo son normalmente los senos y estar mejor preparada para detectar cualquier cambio.

Las mujeres deberían hacerse este autoexamen a partir de los 20 años y durante toda su vida; aún si están embarazadas o después de la menopausia.
La autoevaluación de seno debe hacerse cada mes. Familiarícese con el aspecto y tacto normal de sus senos para notar cualquier cambio.
  • Si todavía menstrúa, el mejor momento para hacer la autoevaluación de seno es varios días, o alrededor de una semana, después de que el periodo termine. Estos son días en que es menos probable que sus senos estén doloridos o inflamados.
  • Si ya no está menstruando, elija un día, por ejemplo el primer día de cada mes, para recordar hacerse la autoevaluación de seno .
  • Si está tomando hormonas, hable con su médico para saber cuándo debe hacérsela.

Cambios a tener en cuenta:

Consulte con su médico si encuentra cualquier cambio en su(s) senos(s) que le cause preocupación. Entre los cambios que pueden tener sus senos se encuentran:
·         aparición de un bulto
·         secreción que no sea leche materna
·         inflamación del seno
·         irritación o formación de hoyuelos en la piel
·         anormalidades en el pezón (como dolor, enrojecimiento, descamación o hundimiento)


¿Cómo hacer la autoexploración mamaria?

  Amigas lectoras de Vivir con Armonía & Salud es bueno que sepan que el autoexamen de mamas consta de dos partes:
*       a) Cómo se ven las mamas (Observar)
*       b)  Cómo se sienten las mamas (Tocar)
1)  De pie frente a un espejo  
La parte del aspecto es fácil. Antes de ponerte un sostén (desnuda de la cintura para arriba), párate frente a un espejo que se lo suficientemente grande como para ver tus senos con claridad. Con tus brazos relajados a los lados. Asegúrate de estar en un lugar con buena iluminación. Observa detenidamente tus mamas. ¿Ves algo fuera de lo común? Esto puede ser un cambio en la apariencia de los pezones. O notas algún hoyuelo o cambio en la piel.
Luego debes mirarte desde distintos ángulos y posiciones de los brazos. Mantén las manos a los lados, levanta los brazos encima de la cabeza, coloca las manos firmemente en las caderas (para contraer los músculos de la pared torácica) e inclínate hacia adelante. Busca hoyuelos o cambios en la piel. Las mamas de todas las personas se ven diferentes. Comienza a conocer cómo se ven las tuyas. Revisa cada seno para detectar cualquier anormalidad. Revisa que no haya arrugas, hoyuelos o descamación en la piel. Busca cualquier secreción de los pezones







2. Prestando mucha atención al espejo, junte las manos detrás de la cabeza y empújelas hacia delante.


3. A continuación, presione las manos firmemente sobre las caderas e inclínese ligeramente hacia el espejo a medida que saca los hombros y los codos hacia delante.



Siga los pasos 2 y 3 para determinar cualquier cambio en la forma o el contorno de sus senos. A medida que sigue estos pasos, debe sentir que los músculos del tórax se contraen.

4. Presione ligeramente cada pezón a fin de determinar si hay algun tipo de secresión en el seno. Si usted no esta amamantando y de su pezon sale alguna secreción o líquido similar a la leche materna o de otro color. Esto es una señal de alerta y debe ir con un especialista, en este caso médico mastólogo.





 
5. Es mejor examinar los senos cuando tú estás acostada porque, de esta manera, el tejido mamario se extiende uniformemente sobre el pecho. Recuéstate de espaldas, con un brazo sobre la cabeza y una almohada o toalla doblada debajo del hombro. Esta posición alisa el seno y facilita el examen.
Es decir, acuéstate boca arriba, con una almohada o toalla debajo de un hombro. Coloca ese brazo bajo la cabeza. Examínate las mamas una por vez. Si comienzas con la mama derecha, coloca una almohada debajo del hombro derecho, levanta el brazo derecho, coloca la mano derecha debajo de la cabeza y usa la mano izquierda para palpar la mama.





Utilice las yemas de los dedos de la otra mano para revisar el seno y el área circundante con firmeza, cuidado y detenimiento. Algunas mujeres prefieren usar loción o talco para ayudar a sus dedos a deslizarse más fácilmente sobre la piel. Busque cualquier bulto o masa extraña debajo de la piel. Palpe el tejido presionando los dedos en áreas pequeñas y superpuestas que sean de tamaño similar al de una moneda de diez centavos. Para asegurarse de cubrir todo el seno, tómese su tiempo y siga un patrón definido:  líneas, círculos o cuñas.

Usando las yemas de los tres dedos medios, mueve los dedos en forma de círculos superpuestos de aproximadamente el tamaño de una moneda de diez centavos. Mueve hacia arriba y abajo desde la parte externa de la mama (debajo de la axila) hacia la parte media del pecho, asegurándote de cubrir toda la superficie de la mama. Examina hacia arriba hasta la clavícula y hacia abajo hasta la parte inferior de la caja torácica. Nota lo que se siente normal y lo que puede sentirse diferente desde la última vez que te examinaste las mamas.
Emplea diferentes niveles de presión (leve, medio y firme) para sentir cada parte de la mama. Esto te permitirá sentir las diversas capas de tejido de la mama. Comienza con presión leve, aumenta a presión media y termina con presión firme para sentir el tejido más profundo. Cuando hayas cubierto toda la mama, usa un dedo y el pulgar para comprimir suavemente el pezón y observa si hay alguna secreción. Luego coloca la mano izquierda debajo de la cabeza y examina la mama izquierda de la misma manera.
Mientras realizas el examen, es buena idea no sacar la mano de la mama de modo que no omitas ningún punto. También debes comprobar la presencia de bultos en las axilas. Las niñas que tengan mamas grandes también deben palparse las mamas desde los lados, mientras están acostadas sobre un lado y luego sobre el otro.
Al palparte las mamas puedes notar bultos o protuberancias. Por lo general, esto es normal; al igual que tantas características entre las personas, las mamas son únicas. Las mamas de algunas niñas son grandes, las de otras son pequeñas; algunas mamas son simétricas, otras no lo son. Algunas mamas sanas se sienten muy irregulares, mientras que otras no. La mayoría de las adolescentes tienen mamas sanas, independientemente de cómo se ven o se sienten. Pero si estás preocupada por la forma en que se ven o se sienten tus mamas, infórmaselo a tu médico.

Finalmente, la web de La Universidad de Chicago http://www.uchospitals.edu/online-library/content=S04605 que es de donde se extrae esta infomación nos dice lo siguiente:
Algunas investigaciones sugieren que muchas mujeres se hacen el BSE más a fondo cuando utilizan un patrón de líneas o franjas hacia arriba y hacia abajo. Otras mujeres se sienten más cómodas con otro patrón. Lo importante es cubrir todo el seno y prestar atención especial a la zona entre el brazo y la axila, incluida la axila misma. Revise la zona sobre el seno hasta la clavícula y siga hasta el hombro.
  • Líneas: Comience por la zona de la axila y desplace los dedos hacia abajo poco a poco hasta que se encuentren debajo del seno. Luego mueva los dedos ligeramente hacia el centro y regrese lentamente hacia arriba. Siga subiendo y bajando hasta que haya cubierto toda el área.
  • Círculos: Comenzando con el extremo exterior del seno, mueva los dedos lentamente alrededor de todo el seno trazando un círculo. Desplácese alrededor del seno en círculos cada vez más pequeños para acercase cada vez más al pezón. No olvide revisar la axila y la parte superior del pecho también.
  • Cuñas: Comience por el extremo exterior del seno y mueva los dedos hacia el pezón y de regreso al extremo exterior. Revise todo su seno y cubra secciones pequeñas, con forma de cuña, por vez. Asegúrese de revisar la zona de la axila y la parte superior del pecho.
La American Cancer Society recomienda usar tres niveles distintos de presión para examinar sus senos:
  • presión ligera – para examinar el tejido más cercano a la piel
  • presión media – para palpar un poco más profundamente
  • presión firme – para palpar el tejido más profundo cercano a las paredes del tórax.
6. Algunas mujeres repiten el paso 5 bajo la ducha. Sus dedos resbalarán más fácilmente sobre la piel enjabonada y podrá concentrarse en la búsqueda de cambios.

¿Qué hacer si siente un bulto?
Uno de los momentos más atemorizantes para una mujer es descubrir algo distinto o fuera de lo común durante un autoexamen de senos. Una de las razones más importantes para realizar autoexámenes regularmente es saber qué es lo normal en su caso particular. Si encuentra un bulto, es importante que no entre en pánico.
Si descubre un bulto en un seno, siente algo “diferente” en el tejido o siente un bulto definido, puede haber una razón válida para preocuparse y es importante ponerse en contacto con su médico. A veces, los bultos pueden ser causados por cambios menstruales, sin embargo, si tiene secreción del pezón o cambios en la piel como aparición de hoyuelos o arrugas, su médico puede pedirle que  acuda inmediatamente al consultorio.
Es natural sentir miedo al descubrir un bulto, pero no permita que la posibilidad de un cáncer retrase la toma de medidas. Recuerde que la mayoría de los bultos son benignos (no cancerosos).




Tus manos son una gran herramienta para prevenir el cáncer de seno y como decimos en Venezuela:
¡TÓCATE!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada