sábado, 5 de noviembre de 2011

El cáncer de páncreas ¿qué es y por qué es tan letal?

Radiografía de una enfermedad que reta la medicina mundial

¿Por qué es terrible el cáncer de páncreas? causante de la muerte de Steve Jobs


Por: Alejandrina Uribe-Betancourt  @AlejandrinUB

La muerte de Steve Jobs el 5 de octubre de 2011 impactó en las redes sociales, y dio lugar a manifestaciones de dolor en todo el mundo. El genio de la tecnología con sus creaciones innovó la forma de vivir y la forma de comunicarnos en el planeta.

 

Valencia/USA, 05/11/2011.- Cuando el pasado miércoles 5 de octubre en horas de la noche para los EE.UU., el portal de la empresa Apple colocó como su página de inicio este obituario minimalista en blanco y negro con la foto de su co-fundador (quien aparece con su mirada fija y tocándose la barbilla, como quien está pensado una nueva creación), y la leyenda: “Steve Jobs 1955 -2011” El mundo enteró, y en especial, el universo 2.0 entró en una especie de shock y pésame colectivo, pues acababa de morir uno de los seres humanos más prodigiosos y admirados del orbe.
La noticia de la muerte del creador de Apple sacudió a propios y extraños, indistintamente que usaran o no los famosos productos de la empresa de la manzana. Y de inmediato las redes sociales, medios virtuales, portales en Internet y los medios de comunicación del planeta comenzaron a difundir la muerte del hombre que con sus creaciones acercó la tecnología al mundo y revolucionó la forma de comunicarnos y hasta de vivir de los seres humanos.
Steve Jobs, el genio de Apple había fallecido rodeado de su familia, a la temprana edad de 56 años, y junto a la noticia de su deceso surgió la palabra “cáncer” y al lado de ésta, la frase “cáncer de páncreas” como el nombre del mal que había dejado a la humanidad sin uno de sus más grandes genios.
Por esas llamadas “coincidencias del destino”, días antes de la muerte de Steve Jobs, específicamente el 30 de septiembre de este año, falleció en Canadá y víctima de la misma enfermedad (cáncer de páncreas), El biólogo celular canadiense Ralph Steinman quien tenía 68 años de edad. A su vez, la noticia sobre la muerte de este científico toma notoridad cuando el 3 de octubre de 2011, el Comité del Premio Nobel de Medicina anunció que Ralph Steinman  era uno de los ganadores del Premio Nobel de Fisiología o Medicina , por "su descubrimiento de las células dendríticas y su papel en la inmunidad adaptativa". Este galardon también se le otorgó a los doctores; Bruce Beutler y Jules A. Hoffman, por "sus descubrimientos acerca de la activación de la inmunidad innata". Sin embargo, el comité no era consciente de que Ralph Steinman había fallecido tres días antes, de cáncer de páncreas. Esta situación creó una diatriba entre quienes otorgan el galardón, ya que los estatutos de la Fundación Nobel estipulan que el premio no se otorga a título póstumo Después de la deliberación, el comité decidió que la decisión de otorgar el premio "se hizo de buena fe", que se mantendría sin cambios. Por lo que este ciéntifico canadiense de origen judío será el primer ganador a quien se le entrege esta distinción de forma póstuma en 50 años. 

El Dr. Raplh Steinman, su estudio contribuyó a la puesta en marcha en 2010 de la primera vacuna aprobada para eliminar tumores. Él estaba trabajando hasta sus últimos días de su vida, y utilizó sus propios descubrimiento para tratarse el cáncer de páncreas

Sobre Steinman la agencia de noticias Reuters, explicó que este científico ganador del premio Nobel de Medicina, utilizaba sus propios descubrimientos al mismo tratamiento que el recibía para combatir el cáncer de páncreas (lo que le permitió prolongar su vida por cuatro años), pero a la final murió de esta enfermedad.  Por su parte, Steve Jobs había logrado vivir por 7 años desde que se le diagnosticó el cáncer de páncreas, enfermedad que en el año 2009, también cobró la vida del famoso actor, cantante y bailarín norteamericano Patrick Swayze quien falleció el 14 de septiembre de 2009.

El cáncer de páncreas
El cáncer de páncreas es uno de los tumores más letales, y difíciles de detectar  en sus etapas iniciales, además de ser uno más difíciles de identificar y que más rápidamente se extienden. Se estima que la mayor parte de los pacientes no sobreviven más de seis meses tras su diagnóstico. Steve Jobs, vivió por 7 años, luego de que se le detectara la enfermedad (su tumor pertenecía a una variante poco común y menos agresiva del cáncer de páncreas),
y el Dr.
Ralph Steinman  sobrevivió por 4 años. En cambio el actor Patrick Swayze  no tuvo la misma suerte pues en enero de 2008, le fue detectado el  cáncer de páncreas en fase IV (muy avanzada y con sólo un 5% de posibilidades de sobrevivir). Swayze  falleció el 14 de septiembre de 2009  a los 57 años de edad en un hospital de la ciudad de Los Ángeles.
Al actor Patrick Swazy se le descubríó en cáncer de páncreas en una etapa muy avanzada. 




 Ahora bien ¿qué es el cáncer de páncreas y por qué se dice que es tan peligroso? A continuación presentamos información extraída de los portales web de la American Cancer Society y del Instituto Nacional de Cáncer de EE.UU. En el siguiente trabajo damos a conocer varios datos de interés sobre lo que es esta enfermedad,  su diagnóstico, medidas de prevención tratamientos para esta enfermedad. Este trabajo recoge información obtenida en páginas científicas y es con el fin, de invitar a los lectores a tomar conciencia sobre esta enfermedad.
Este trabajo, no busca en ningún momento sustituir una consulta médica, sino brindar una información general y motivar a quien a todos nuestros lectores a realizarse sus exámenes médicos de rutina, porque la prevención es la mejor medicina.


Jobs tenía una forma rara de cáncer pancreático llamada tumor neuroendocrino. Patrick Swayze, Joan Crawford, Margaret Mead y Luciano Pavarotti murieron de una forma más común de cáncer pancreático llamado adenocarcinoma.

¿Qué es el cáncer de páncreas?

Se puede definir como la afección por la cual se forman células cancerosas en los tejidos que componen el páncreas, provocando el desarrollo de tumores en este órgano.

Los tumores que se generan en el páncreas se pueden dividir en dos categorías: benignos y malignos. Los primeros no son cancerígenos y se pueden extirpar fácilmente, además de que no infectan otros órganos conectados con el páncreas. Pero, los tumores malignos, son protuberancias que tienen que atenderse con sumo cuidado porque las células cancerosas pueden invadir otros órganos o tejidos colindantes con el páncreas, provocando que esta enfermedad se propague rápidamente en todo el cuerpo.

El páncreas normal
El páncreas es un órgano que se encuentra detrás del estómago. Su forma se parece un poco a la de un pez, con cabeza ancha, cuerpo que va de ancho a delgado y una cola estrecha puntiaguda. Mide aproximadamente seis pulgadas de longitud (3 centímetros) y menos de 2 pulgadas de ancho (menos de un centímetro de ancho). Se extiende horizontalmente de un lado del abdomen al otro. La cabeza del páncreas está a la derecha del abdomen, detrás del lugar donde se unen el estómago y el duodeno (la primera parte del intestino delgado). El cuerpo del páncreas se encuentra detrás del estómago y la cola del páncreas está a la izquierda del abdomen, junto al bazo.
El páncreas tiene dos tipos diferentes de glándulas: exocrinas y endocrinas.
Las glándulas exocrinas producen el "jugo" pancreático, el cual es liberado hacia los intestinos. Este jugo contiene enzimas que le ayudan a digerir las grasas, proteínas y carbohidratos en los alimentos que come. Sin estas enzimas, algunos de los alimentos simplemente pasarían por sus intestinos sin ser absorbidos. Las enzimas son segregadas en los tubos diminutos llamados conductos. Estos diminutos conductos se unen para formar conductos mayores que desembocan en el conducto pancreático. El conducto pancreático se une con el conducto biliar común (el conducto que transporta la bilis desdeel hígado) y vacía el jugo pancreático en el duodeno (la primera parte del intestino
delgado). Más del 95% de las células del páncreas son parte de las glándulas exocrinas y los conductos.
Un pequeño porcentaje de células del páncreas son células endocrinas. Estas células están dispuestas en agrupaciones pequeñas llamadas islotes (o islotes pancreáticos de Langerhans). Los islotes secretan hormonas importantes, tales como insulina y glucínea, directamente a la sangre. La insulina reduce la cantidad de azúcar en la sangre mientras que la glucínea la aumenta. La diabetes surge debido a un defecto en la producción de insulina.
Tipos de tumores de páncreas
Las células exocrinas y endocrinas del páncreas forman tumores de tipos completamente distintos.





El cáncer de páncreas es una enfermedad por la cual se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos del páncreas.
Un tumor de células de los islotes también se puede llamar tumor pancreático endocrino (TPE), tumor pancreático neuroendocrino, carcinoma de células de los islotes o carcinoide pancreático.
Tumores exocrinos
Los tumores exocrinos son por mucho, el tipo de cáncer de páncreas más común. Cuando alguien dice que tiene cáncer de páncreas, por lo general lo que quiere decir es que tiene un cáncer de páncreas exocrino. Los quistes benignos y los tumores benignos (no cancerosos) llamados cistoadenomas pueden ocurrir, pero la mayoría de los tumores pancreáticos exocrinos son malignos (cancerosos).
Un adenocarcinoma es un cáncer que se origina en las células glandulares. Aproximadamente el 95% de los cánceres de páncreas exocrino son adenocarcinomas.
Generalmente, estos cánceres se originan en los conductos del páncreas, pero en ocasiones podrían formarse a partir de las células que producen las enzimas pancreáticas (carcinomas de células acinosas).
Los tipos de cánceres ductales menos comunes del páncreas exocrino incluyen a los carcinomas adenoescamosos, carcinomas escamosos y carcinomas de células gigantes.
Estos tipos se distinguen entre sí por cómo se ven al observarse bajo el microscopio.
El tratamiento del cáncer de páncreas exocrino se basa principalmente en la etapa del cáncer y no en su tipo exacto La etapa del cáncer describe cuán grande es el tumor y cuán lejos se ha propagado. La clasificación del cáncer de páncreas según la etapa se describe más adelante en este documento.

El carcinoma ampular (o cáncer de la ampolla de Vater) es un tipo especial de cáncer que merece mencionarse en sí. Este cáncer se desarrolla en donde el conducto biliar y el conducto pancreático se unen para vaciarse en el duodeno (ampolla de Vater). Los cánceres que comienzan en este lugar son llamados cánceres ampulares. Estos cánceres a menudo obstruyen el conducto biliar mientras aún son pequeños y no se han propagado mucho. Este bloqueo causa que la bilis se acumule en el cuerpo, lo cual resulta en que la piel y los ojos adquieran un color amarillento (ictericia), así como la orina se torna oscura. Esta señal, la cual es fácil de reconocer, alerta a las personas que algo anda mal.
Debido a esto, los carcinomas ampulares por lo general se detectan más temprano que la mayoría de los cánceres pancreáticos, lo cual significa que a menudo ofrecen una mejor perspectiva de supervivencia que los demás cánceres comunes del páncreas.


Tumores endocrinos
Los tumores del páncreas endocrino son menos comunes. Colectivamente se les conoce como tumores neuroendocrinos pancreáticos (NETs) o algunas veces como tumores de células de los islotes. Existen varios subtipos de tumores de células de los islotes. Cada uno recibe su nombre según el tipo de célula productora de hormonas en el que se generan:
 Los insulinomas surgen de las células productoras de insulina.
 Los glucagonomas surgen de las células productoras de glucínea.
 Los gastrinomas surgen de las células productoras de gastrina.
 Los somatostatinomas surgen de las células productoras de somatostanina.
 Los vipomas surgen de las células productoras de péptido intestinal vasoactivo (VIP, por sus siglas en inglés).
 Los ppomas surgen de las células productoras de polipéptido pancreático.
Alrededor de la mitad de los NETs son “funcionales”, lo que significa que producen hormonas que son liberadas a la sangre. A los tumores que no producen hormonas se les llama “no funcionales”.

Alrededor de la mitad de los NETs son “funcionales”, lo que significa que producen hormonas que son liberadas a la sangre. A los tumores que no producen hormonas se les llama “no funcionales”.
Los tumores de células de los islotes pueden ser benignos o malignos. Los tumores benignos son llamados tumores neuroendocrinos pancreáticos mientras que los tumores malignos son llamados cánceres neuroendocrinos pancreáticos o carcinomas. Los tumores malignos y los benignos pueden parecerse mucho bajo el microscopio. Por lo tanto, no siempre está claro al momento del diagnóstico si un NET es o no cáncer. Algunas veces el diagnóstico sólo se confirma cuando el tumor se ha propagado fuera del páncreas.
Los cánceres neuroendocrinos pancreáticos representan sólo un 1% de todos los cánceres pancreáticos diagnosticados. El tratamiento y el pronóstico (perspectiva de supervivencia) dependen del tipo específico de tumor y la etapa (propagación) del tumor, aunque usualmente es mejor que el de los cánceres pancreáticos exocrinos. Los tipos más comunes de tumores de páncreas endocrinos son gastrinomas e insulinomas. Los otros tipos ocurren en muy pocas ocasiones.
Es muy importante distinguir entre el cáncer de páncreas exocrino y endocrino. Cada uno tiene distintos factores de riesgo, así como distintas causas, signos y síntomas, y se diagnostican con pruebas distintas, se les aplican tratamientos distintos y sus perspectivas de supervivencia difieren entre sí. En este documento, el término tumor neuroendocrino pancreático se usa para referirse tanto a tumores de páncreas endocrinos benignos y malignos.

Los tumores de células de los islotes pueden ser benignos o malignos. Los tumores benignos son llamados tumores neuroendocrinos pancreáticos mientras que los tumores malignos son llamados cánceres neuroendocrinos pancreáticos o carcinomas. Los tumores malignos y los benignos pueden parecerse mucho bajo el microscopio. Por lo tanto, no siempre está claro al momento del diagnóstico si un NET es o no cáncer.
Algunas veces el diagnóstico sólo se confirma cuando el tumor se ha propagado fuera del páncreas.
Los cánceres neuroendocrinos pancreáticos representan sólo un 1% de todos los cánceres pancreáticos diagnosticados. El tratamiento y el pronóstico (perspectiva de supervivencia) dependen del tipo específico de tumor y la etapa (propagación) del tumor, aunque usualmente es mejor que el de los cánceres pancreáticos exocrinos. Los tipos más comunes de tumores de páncreas endocrinos son gastrinomas e insulinomas. Los otros tipos ocurren en muy pocas ocasiones.
Es muy importante distinguir entre el cáncer de páncreas exocrino y endocrino. Cada uno tiene distintos factores de riesgo, así como distintas causas, signos y síntomas, y se diagnostican con pruebas distintas, se les aplican tratamientos distintos y sus perspectivas de supervivencia difieren entre sí. En este documento, el término tumor neuroendocrino pancreático se usa para referirse tanto a tumores de páncreas endocrinos benignos y malignos.



¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer de páncreas?

Un factor de riesgo es todo aquello que afecta la probabilidad de desarrollar una enfermedad, como por ejemplo el cáncer. Los distintos tipos de cáncer conllevan diferentes factores de riesgo. Por ejemplo, exponerse sin protección a la luz solar intensa es un factor de riesgo para el cáncer de piel, el hábito de fumar es un factor de riesgo para muchos tipos de cáncer. Sin embargo, los factores de riesgo no lo indican todo. Presentar uno o incluso varios factores de riesgo no significa que dicha persona tendrá la enfermedad. Además, muchas personas que adquieren la enfermedad pueden no tener factores de riesgo conocidos.
Los investigadores han detectado varios factores de riesgo que afectan las probabilidades de que una persona desarrolle cáncer de páncreas. La mayoría de éstos son factores de riesgo de cáncer de páncreas exocrino.

Edad
El riesgo de padecer de cáncer de páncreas aumenta con la edad. Casi todos los pacientes son mayores de 45 años de edad. Más del 90% son mayores de 55 años y casi el 70% son mayores de 65 años. La edad promedio al momento de realizarse el diagnóstico es de 72 años.

Sexo
Los hombres son ligeramente más propensos a padecer de cáncer de páncreas que las mujeres. Puede que dicha diferencia, al menos en parte, se debiera a un mayor consumo de tabaco por parte de los hombres. La diferencia en el riesgo de cáncer pancreático era aún mayor en el pasado (cuando el consumo de tabaco era mucho más común en hombres que en mujeres), pero se ha ido aminorando en años recientes.

Raza
Las personas de raza negra son más propensas a desarrollar cáncer de páncreas en comparación con las personas de raza blanca. La razón de esto aún se desconoce, pero puede que sea en parte a los mayores índices de tabaquismo y diabetes entre los hombres, y de sobrepeso entre las mujeres de dicha raza.

Fumar cigarrillos
Los fumadores tienen un riesgo de dos a tres veces mayor de padecer cáncer de páncreas. Los científicos consideran que esto puede que se deba a que los químicos causantes de cáncer que hay en el humo del cigarrillo entran a la sangre ocasionando daños al páncreas. Se piensa que entre el 20 y 30 por ciento de los casos de cáncer de páncreas exocrino son a causa de fumar cigarrillos. Las personas que usan el tipo de tabaco que no se fuma también son más propensas a  padecer cáncer de páncreas exocrino.



Los fumadores tienen un riesgo de dos a tres veces mayor de padecer cáncer de páncreas.

La obesidad y la actividad física
Las personas con mucho sobrepeso (obesas) son más propensas a desarrollar cáncer de páncreas exocrino, al igual que aquéllas con poca actividad física. El ejercicio reduce el riesgo de este cáncer.

Diabetes
El cáncer de páncreas exocrino es más común en las personas que padecen diabetes. La razón de esta relación se desconoce. El riesgo principalmente se encuentra en las personas con diabetes tipo 2. Este tipo de diabetes se inicia con más frecuencia en la adultez. A menudo, se asocia con estar sobrepeso u obeso. No se tiene certeza si hay un incremento del riesgo en las personas con el tipo 1 (en personas de menor edad) de la enfermedad. En algunos pacientes, sin embargo, el cáncer parece haber causado la diabetes (no a la inversa).

Pancreatitis crónica
La pancreatitis crónica es la inflamación a largo plazo del páncreas. Esta condición está asociada con un incremento en el riesgo de cáncer de páncreas, pero la mayoría de los pacientes con pancreatitis nunca desarrollan este cáncer. La asociación entre la pancreatitis crónica y el cáncer de páncreas es muy fuerte entre los fumadores.
Muy pocos casos de pancreatitis crónica parecen deberse a una mutación heredada de genes (consulte "Historial familiar" más adelante). Las personas con esta forma hereditaria de pancreatitis crónica parecen tener un riesgo elevado de por vida de padecer cáncer de páncreas (aproximadamente de 40 a 75 por ciento).

Cirrosis del hígado
La cirrosis es una lesión del hígado que ocurre en las personas con daño hepático causado por cosas como la hepatitis y el uso de alcohol. Las personas con cirrosis parecen tener un riesgo aumentado de cáncer de páncreas.

Exposición ocupacional
La exposición intensa en el trabajo a ciertos pesticidas, tintes y sustancias químicas usadas en la refinería del metal podría aumentar el riesgo de padecer cáncer de páncreas.

Antecedentes familiares
El cáncer de páncreas parece presentarse con mayor frecuencia en algunas familias. En algunas de estas familias, el alto riesgo se debe a un síndrome heredado que se explica en la próxima sección, “Síndromes genéticos”. En otras familias, se desconoce el gen que causa el riesgo aumentado de cáncer de páncreas.

Síndromes genéticos
Las mutaciones genéticas heredadas son copias anormales de ciertos genes que pueden ser transmitidos de uno de los padres a un hijo. Estos genes anormales pueden causar tanto como el 10% de los cánceres pancreáticos y también pueden causar otros problemas. Ejemplos de síndromes genéticos que pueden causar cáncer de páncreas exocrino incluyen:

  Síndrome heredado de cáncer de seno y ovario, causado por mutaciones en el gen BRCA2.
  Melanoma familiar, causado por mutaciones en el gen p16.
  Pancreatitis familiar, causada por mutaciones en el gen PRSS1.
  Cáncer colorrectal hereditario no poliposo (HNPCC), en la mayoría de los casos causado por un defecto en el gen MLH1 o el gen MSH2. Al menos cinco otros genes también pueden causar HNPCC: MLH3, MSH6, TGBR2, PMS1, y PMS2. Este trastorno también se conoce como síndrome Lynch.
  Síndrome Peutz-Jeghers (PJS), causado por defectos en el gen STK1. Este síndrome también se ha asociado con pólipos en el tracto digestivo y otros tipos de cáncer.


Problemas estomacales
La infección del estómago con la bacteria llamada Helicobacter pylori, la cual causa úlcera, pudiera aumentar el riesgo de cáncer de páncreas. Algunos investigadores creen
que el exceso de ácido estomacal pudiera también aumentar el riesgo.


Alimentación
Algunos estudios han reportado una relación entre el cáncer pancreático y una
alimentación alta en grasas, o que incluye el consumo de mucha carne roja, puerco y carnes procesadas (como los embutidos y el tocino). En otros se ha reportado que las dietas con un alto consumo de frutas y verduras pueden ayudar a reducir el riesgo de cáncer de páncreas. Pero no todos los estudios han reportado estas asociaciones, y el rol exacto de la alimentación en relación con el cáncer pancreático aún está bajo estudio.

Alcohol
La mayoría de los estudios no han reportado una relación entre el consumo de alcohol y el cáncer de páncreas. Sin embargo, el consumo de alcohol en grandes cantidades puede incrementar el riesgo de diabetes, cirrosis hepática y pancreatitis crónica, los cuales son factores de riesgo para el cáncer de páncreas.

"En este momento el cáncer de páncreas está ganando publicidad pero es una enfermedad olvidada", dijo la doctora Michaela Banck a CNN, oncóloga de la Clínica Mayo, que trata pacientes con tumores neuroendocrinos. "No llama la atención igual que el cáncer de colon y el cáncer de mama. Los grupos de activistas reúnen pequeñas cantidades de dinero, ya que es una enfermedad rara y complicada. No tenemos suficiente dinero para avanzar tan rápido como nos gustaría".
Las opciones de tratamiento
El cáncer de páncreas es controlable a través de la extirpación quirúrgica, y solo antes de que se haya extendido, según el Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos. Los cuidados paliativos pueden mejorar la calidad de vida del paciente si la enfermedad se ha diseminado.
Hay diferentes tipos de tratamientos para los pacientes de cáncer de páncreas.
Hay diferentes tipos de tratamiento disponibles para los pacientes de cáncer de páncreas. Algunos tratamientos son estándar (el tratamiento actualmente usado) y otros se encuentran en evaluación en ensayos clínicos. Un ensayo clínico de un tratamiento es un estudio de investigación que procura mejorar los tratamientos actuales u obtener información sobre tratamientos nuevos para pacientes de cáncer. Cuando los ensayos clínicos muestran que un tratamiento nuevo es mejor que el tratamiento estándar, el tratamiento nuevo se puede convertir en el tratamiento estándar. Los pacientes deberían pensar en participar en un ensayo clínico. Algunos ensayos clínicos están abiertos solo para pacientes que no han comenzado un tratamiento.
Se utilizan tres tipos de tratamiento estándar:
Cirugía
Se puede usar uno de los siguientes tipos de cirugía para extirpar el tumor:
Si el cáncer se diseminó y no se puede extirpar, es posible recurrir a los siguientes tipos de cirugía paliativa para aliviar los síntomas:
  • Derivación biliar quirúrgica: si el cáncer bloquea el intestino delgado y se está acumulando bilis en la vesícula biliar, se puede realizar una derivación biliar. Durante esta operación, el médico cortará la vesícula biliar o el conducto biliar y lo coserá al intestino delgado a fin de crear una vía nueva alrededor del área bloqueada.
  • Colocación de cánula endoscópica: si el tumor bloquea el conducto biliar, se puede realizar una cirugía para colocar una cánula (tubo delgado) a fin de drenar la bilis que se acumuló en el área. El médico puede colocar la cánula por medio de un catéter que drena fuera del cuerpo o la cánula puede circundar el área bloqueada y drenar la bilis al intestino delgado.
  • Derivación gástrica: si el tumor bloquea el flujo de alimentos desde el estómago, el estómago se puede coser directamente al intestino delgado de manera que el paciente pueda continuar alimentándose normalmente.

Radioterapia
La radioterapia es un tratamiento para el cáncer para el que se utilizan rayos X de alta energía u otros tipos de radiación para destruir células cancerosas o impedir que crezcan. Hay dos tipos de radioterapia. La radioterapia externa utiliza una máquina fuera del cuerpo que envía radiación al cáncer. La radioterapia interna utiliza una sustancia radiactiva sellada en agujas, semillas, cables o catéteres que se colocan directamente en el cáncer o cerca del mismo. La forma de administración de la radioterapia dependerá del tipo y del estadio del cáncer que está siendo tratado.
Quimioterapia
La quimioterapia es un tratamiento para el cáncer para el que se usan medicamentos para interrumpir el crecimiento de células cancerosas, ya sea mediante su destrucción o impidiendo su multiplicación. Cuando la quimioterapia se toma por boca o se inyecta en una vena o músculo, los medicamentos ingresan en el torrente sanguíneo y pueden llegar a las células cancerosas de todo el cuerpo (quimioterapia sistémica). Cuando la quimioterapia se coloca directamente en el líquido cefalorraquídeo, un órgano o la cavidad corporal como el abdomen, los medicamentos afectan principalmente las células cancerosas de esas áreas (quimioterapia regional). La forma de administración de la quimioterapia depende del tipo y el estadio del cáncer que se esté tratando.
Hay tratamientos para el dolor causado por el cáncer de páncreas.
Se puede presentar dolor cuando el tumor presiona los nervios u otros órganos cerca del páncreas. Cuando los medicamentos contra el dolor no son suficientes, hay tratamientos que actúan sobre los nervios del abdomen para aliviar el dolor. El médico puede inyectar medicamentos en el área que rodea los nervios afectados o puede cortar los nervios para bloquear la sensación de dolor. La radioterapia, con quimioterapia o sin ella, también puede ayudar a aliviar el dolor al reducir el tamaño del tumor.
¿Qué debe preguntarle a su médico sobre el cáncer de páncreas?
Es importante sostener diálogos sinceros y abiertos con el equipo de profesionales que atiende su cáncer. Ellos desean responder a todas sus preguntas, sin importar lo poco importantes que le parezcan a usted. Por ejemplo, considere las siguientes:
  • ¿Qué tipo de cáncer de páncreas tengo?
  • ¿Se ha propagado mi cáncer más allá de la localización primaria?
  • ¿En qué etapa (estadio) se encuentra mi cáncer? ¿Es resecable?
  • ¿Qué opciones de tratamiento tengo?
  • ¿Qué recomienda usted y por qué?
  • ¿Cuáles son los riesgos o efectos secundarios de los tratamientos que usted sugiere?
  • ¿Cómo afectaría el tratamiento mis actividades cotidianas?
  • ¿Qué tan propenso es el tratamiento que sea útil en mi caso?
  • ¿Cuánta experiencia tiene con este tratamiento en particular?
  • ¿Qué tanta experiencia en el hospital se tiene en tratar a pacientes con este cáncer?
  • ¿Sería recomendable que me enviaran a un centro oncológico para el tratamiento?
  • ¿Debo considerar participar en un estudio clínico?
  • Basado en lo que sabe acerca de mi cáncer, ¿qué tiempo cree que me queda de vida?
  • ¿Qué debo hacer para prepararme para el tratamiento?
Además de estos ejemplos de preguntas, asegúrese de escribir las que usted desee hacer. Por ejemplo, puede que quiera preguntar sobre obtener una segunda opinión médica.
¿A quién le da cáncer de páncreas, qué dicen las estadísticas?
El cáncer de páncreas es la cuarta causa de muerte por cáncer en Estados Unidos, después del cáncer de pulmón, de colon y de mama. El riesgo de desarrollar la enfermedad es de 1 en 71. Este año, alrededor de 44,030 personas serán diagnosticadas con cáncer de páncreas, y la enfermedad provoca la muerte de alrededor de 37,660 personas, de acuerdo con la Sociedad Americana del Cáncer.
Aproximadamente el 95% de las personas con cáncer de páncreas muere por su causa, dicen los expertos. Durante las primeras etapas, cuando el tumor sería más fácil de tratar, normalmente no hay síntomas. Tiende a ser descubierto en etapas avanzadas, cuando puede presentarse dolor abdominal o ictericia. En la actualidad, no existen herramientas de análisis general.
Cuando las personas envejecen, el riesgo de desarrollar cáncer de páncreas aumenta. La mayoría de los pacientes son mayores de 45 años, y casi el 90% son mayores de 55 años. La edad promedio de diagnóstico es de 72.
Los hombres tienen una probabilidad ligeramente mayor de desarrollar este tipo de cáncer, que en parte puede ser provocada por un mayor consumo de tabaco.
También hay una asociación destacada con la raza: los afroamericanos son más propensos a desarrollar cáncer de páncreas que los blancos. Los médicos no saben por qué, pero especulan que mayores tasas de hombres que fuman y padecen diabetes, y más mujeres con sobrepeso, pueden contribuir a esta asociación.
¿Por qué es tan mortífero el cáncer de páncreas?
En primer lugar porque se trata de una de las enfermedades más complejas  que puede sufrir el ser humano y es una de las más letales, ya que disminuye drásticamente el periodo de vida del enfermo.
Es una enfermedad con alta tasa de mortalidad porque es silenciosa (no da señales de alarma o síntomas en su fase inicial),  lo cual dificulta su diagnóstico. Lamentablemente, muchos de los síntomas que genera esta enfermedad se dan cuando el cáncer se encuentra en un estado avanzado y es poco lo que se puede hacer por el paciente.
Además  se desconoce cómo las células cancerígenas llegan a infectar el páncreas.

El cáncer del páncreas es difícil de detectar (encontrar) y diagnosticar temprano.por las siguientes razones:


Por: Alejandrina Uribe-Betancourt  @AlejandrinUB
ATENCIÓN AMIGOS LECTORES:
El contenido en este sitio es revisado periódicamente y es actualizado cuando nuevas evidencias son publicadas y éstas resultan relevantes. Esta información no pretende, ni será nunca el sustituto del consejo emitido por un profesional de la salud (médico, científico, etc.).
Por ello, le recomendamos a usted que siempre busque el consejo de un doctor antes de iniciar cualquier nuevo tratamiento, o si tiene dudas respecto a una condición médica.
Atentamente. Lic. Alejandrina Uribe-Betancourt (editora)

Fuentes consultadas : Esta nota fue elaborada con información de:
Página de la American Cancer Society: http://www.cancer.org/index
Instituto Nacional del Cancer en EE.UU., http://www.cancer.gov/espanol/pdq/tratamiento/pancreas/patient/#Keypoint1
  En estos links puede obtener más información sobre este tema

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada