viernes, 18 de noviembre de 2011

Escribir las emociones terapia para ayudarnos en tiempos de crisis

Escribir los sentimientos

(una terapia de grandes beneficios)

 


 

Por James Redfield

Fuente:  

http://www.analitica.com/va/arte/oya/5202316.asp?utm_source=twitterfeed&utm_medium=twitter


Otro estudio interesante, realizado por james W. Pennebaker, profesor de la Universidad Metodista del Sur en Dallas y autor de The Healing Power of Confession, nos permite conocer los aspectos transformadores que surte sobre los sentimientos el hecho de llevar un diario


Pennebaker demostró en reiteradas oportunidades las ventajas de escribir sobre acontecimientos traumáticos. Las personas que aparecen en estos estudios no solo se sintieron mejor emocionalmente después de volcar sus sentimientos en el papel, sino que también su salud física mejoro en forma notable.


Pennebaker estudio tres grupos de personas, todas las cuales habían perdido su trabajo. Le pidió al primer grupo que escribiera veinte minutos diarios, durante cinco días, sus planes y sus ideas en cuanto al manejo del tiempo para asegurarse un nuevo empleo. Al segundo grupo le pidió que escribiera veinte minutos durante cinco días sobre temas triviales. Al ultimo grupo le pidió que escribiera veinte minutos durante cinco días sobre sus ideas y sentimientos mas profundos respecto de la perdida del trabajo.

Después de cuatro meses, el treinta y cinco por ciento de los que escribieron sobre sus sentimientos habían encontrado trabajo, contra solo el cinco por ciento del grupo de control que escribió sobre temas triviales. En el grupo de manejo del tiempo, ninguno había conseguido empleo. Pennebaker considera que escribir  los ayudo a presentarse mejor en las entrevistas, porque habían superado su rabia y su amargura y desarrollado una perspectiva equilibrada. Pudieron superar los traumas y seguir adelante su vida con confianza. Por otra parte, es posible que los ejercicios de manejo del tiempo fueran potencialmente destructivos como una  forma de obsesión. Al concentrarse sin cesar en las luchas del dia a dia, el grupo del manejo del tiempo permaneció atascado en la rabia y la ansiedad. Este estudio respalda la Tercera Revelación, que nos recuerda la paradoja de expresar una fuerte intención y luego dejar de lado la necesidad de controlar los resultados. 


ESTUDIO INDIVIDUAL
 

Escribir


Si enfrenta un problema o situación particularmente difícil,  ¿por qué no prueba con el ejercicio de Pennebaker? Escriba todo lo que sienta sobre cualquier situación de la vida, pero escriba solo sobre una situación por vez. Dedique veinte minutos por día a la tarea, durante cinco días consecutivos sin interrupción. Luego deje de pensar demasiado en ello, y permita que el universo trabaje para ayudarlo a resolver el problema. Observe como cambian las cosas en los próximos meses.

 

Revisión de accidentes y/o enfermedades


Sintonizarse con el mensaje de cada circunstancia asienta las habilidades intuitivas y aumenta la capacidad para mantenerse en línea con la voluntad divina.


La siguiente practica esta tomada de la técnica de Maya en La Décima Revelación. Le conviene grabar las preguntas y sugerencias en una casete, con espacios de silencio para usar en la meditación o trabajar con un/a amigo/a que pueda hacerle las preguntas.

1. Serene la mente siguiendo su respiración unos minutos.

2. Evoque la última vez que tuvo una enfermedad o un accidente.

3. Cuando se lastimó o tomo conciencia de su enfermedad,  ¿qué grado de gravedad le pareció que tenia? Su respuesta puede revelar cuanto miedo siente en general o hasta que punto usted se ve afectado por el mundo.

4.  ¿Por qué cree que se produjo el accidente o la enfermedad? Su actitud hacia la causa puede haber afectado su recuperación.

5.  ¿Qué estaba haciendo justo antes del accidente o la enfermedad?

6. ¿Qué estaba pensando justo antes del problema de salud?

7.  ¿Qué otros recuerdos se agolpan junto a su enfermedad o accidente?  Le recuerda problemas pasados? Escriba los recuerdos que se le ocurran, por irrelevantes que parezcan.

8. ¿Qué es lo que ese accidente o enfermedad le impide hacer, ser o tener?
9. ¿Qué le permite hacer, ser, o tener?
10. ¿Cuál es el beneficio que obtiene por tener este problema?
11. ¿De qué manera obtiene poder o energía del problema? (Por ejemplo: La gente me tiene compasión. Me siento especial o importante. No tengo que trabajar, cuidar a los chicos, etc.)
12.  ¿Qué miedo(s) tiene, o tuvo, en cuanto al problema? Tenga en cuenta que un miedo irracional y profundamente arraigado puede provenir de algo que ocurrió en una vida pasada. Para el doctor Brian Weiss, el psicólogo que realizó estudios de regresión a vidas pasadas, las cosas que a veces tememos ya pasaron en una vida anterior. Conviene procurar a un profesional con experiencia en este campo. Si todavía experimenta dolor a raíz de esa enfermedad o ese accidente, le convendría intentar lo siguiente:
 13. Imagine que el o los miedos son un bloque oscuro de energía que esta en su interior o en su campo de energía. Centre la atención en ese punto.
14. Rodéese de toda la luz y la energía afectiva que pueda y concéntrese en la ubicación exacta del bloque.
15. En forma consciente, envíe energía divina de curación al punto exacto identificado por el dolor, con la intención de que el amor transforme las células del lugar para que funcionen perfectamente.
16. Sienta el dolor con todo su ser, e imagine que la energía afectiva va al centro mismo del dolor y eleva el punto exacto de su cuerpo, los átomos propiamente dichos, a una vibración superior.
17. Vea como las partículas dan un salto cuántico al esquema de energía pura que es su estado óptimo. Literalmente, experimente la sensación vibrante en ese punto.
 La verdadera sanación se produce cuando vislumbramos un nuevo tipo de futuro para nosotros que nos entusiasma. La Inspiración es lo que nos mantiene bien.

 

Ejercitación de la intención y la atención


Piense en todas las cosas que todavía quiere ver y las hazañas que le gustaría realizar. Imagine cual seria el legado que mas le gustaría hacerle al mundo.

Trate de escribir algunos de los sueños que le gustaría alcanzar, como si estuviera escribiendo un obituario para su mejor amigo/a. El siguiente es un ejemplo de una vida maravillosa que apareció hace poco en el San Francisco Chronicle, sobre Evelyn Wood Glascock Allen, que murió el 10 de abril de 1996, a los ochenta y dos años:

Fue diseñadora de vestidos de fiesta para mujeres de la alta sociedad, vestidos de graduación para estudiantes universitarias y trajes fantásticos para ella misma. Después de haber vivido mucho tiempo en Chicago, en siete años llegó a saber más sobre San Francisco que la mayoría de sus habitantes. Desde el puesto de mando de su departamento-taller, sobre la calle Market, en Fox Plaza, controlaba sus dominios y planeaba cada día, lo cual incluía un almuerzo de $ 1.25 en el Marina Senior Center, costillitas asadas en Marriott, una salida a la opera o a un concierto de James Brown e ir a bailar a Rawhide.
Una mujer fuerte, madre sola y trabajadora desde 1953, amante de la miel, la ropa de colores intensos y el champaña. Viajera incansable, nadie te ganaba en habilidad para reconocer el valor de objetos hallados en las calles de la City. Fue la Florence Nightingale de muchas almas masculinas descarriadas.
 
Escriba un párrafo breve sobre usted mismo como si hubiera ganado un premio por algo, como estas tres personas valientes y resueltas que en mayo de 1995 fueron honradas por la California Wellness Foundation: 14

•    Rebecca  Maggie  Escobedo Steele paso cinco años como líder de una pandilla de chicas de San Diego. Ahora trabaja en problemas de mujeres nativas estadounidenses y chicanas en el condado de Humboldt. Mediadora profesional, ayuda a resolver conflictos tribales y zanjar diferencias entre tribus y ambientalistas.

•    Después de la muerte de su hijo, asesinado a los 35 años desde un auto, Myrtle Faye Rumph se dedicó a dar alternativas positivas a la droga y las pandillas a los chicos de la parte sur-central de Los Angeles. En 1990, ella y doce compañeros fundaron un centro que ahora cuenta con una biblioteca, una sala de recreo, un laboratorio de computación y aulas. La señora Rumph quiere hacer una colcha, estampada como la colcha del SIDA, para aquellos que perdieron a miembros de su familia en hechos violentos y para dar a los jóvenes formación sobre resolución de conflictos.
•    Criado en East San José, Sonny Lara fue integrante, a los 14 años, de una pandilla que traficaba drogas. Mientras estaba en San Quintin se dedico a ayudar a los jóvenes, y después de su liberación se ordeno ministro religioso e inicio un programa para la promoción de los reclusos. Creo un programa de conciencia de pandilla para jóvenes, educadores y dirigentes de la comunidad y recientemente inauguro un centro para la juventud.

Nuestros sueños y objetivos nos ayudan a recordar quienes somos. Lea su afirmación cada tanto y este atento a cualquier avance que le abra el camino para vivir su nueva vida.

 


 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada